lunes, 14 de abril de 2014

Via ferrata de Sierra de la Villa (Villena)

Hola!!!

El domingo pasado por la tarde, y tras varios intentos, María y yo nos acercamos hasta Villena para realizar un de las vías ferratas que discurren por su sierra, la vía ferrata de la Sierra de Villena.

A eso de las 4 de la tarde, llegábamos al mirador de Las Cruces, donde dejaríamos el coche y nos prepararíamos para iniciar el acceso.

Listos para la aventura!!!

Primero cogeremos el sendero PR-CV 312, que tenemos justo donde dejamos el coche, siguiendo los indicadores de vía ferrata.

Indicador que tomaremos a la derecha

Seguiremos el sendero, siempre hacia arriba, hasta llegar al indicador de desvío, donde abandonaremos el PR.


Vistas desde el desvío

Aquí iremos ascendiendo, ya de forma más vertical, siguiendo siempre las marcas anaranjadas con forma de rombo.

Marcas de acceso a la vía

Una vez lleguemos a la parte más alta, tendremos que girar un poco a la izquierda, para enseguida poder ver el cable que nos asegurará los últimos metros, hasta llegar a la vía.


María con cara de querer matarme...

Inicio del cable

Siempre en descenso, al poco nos encontraremos con la vía ferrata Castillo de Salvatierra. Esta es un poco más vertical, y enlaza más adelante con la que haremos, por lo que la dejaremos atrás y continuaremos descendiendo.

Vía ferrata de Castillo de Salvatierra


Al poco ya nos encontramos con el inicio de la vía.


La vía asciende de forma bastante vertical los primeros metros, pero con las grapas muy juntas, por lo que es muy fácil ir progresando.

Y empezamos a subir...

Primer tramo superado con éxito

Al final de este primer tramo progresaremos ya en horizontal durante unos metros.

María, ya más tranquila...


El siguiente tramo vertical tiene un pequeño desplome, pero que no es para nada difícil de superar.


Nada más superarlo empezaremos a progresar otra vez en horizontal, teniendo que jugar en algún sitio con la roca, cosa que le da un poco más de vida a la vía, y que nos dejará en el puente nepalí.


Se trata de un puente de unos 10-15 metros, muy bien tensado, y donde a María le dio un pequeño ataque de risa justo a la mitad, pero que quitado eso, pudo superarlo sin problemas.

María, con sus ataquitos de risa...

Justo después empezamos otra vez a subir, casi siempre en diagonal hacia la izquierda, con alguna pequeña barriga, que nos hará tirar un poquito de brazos.



A mi también me gusta aparecer en alguna foto...


Llegando al final del tramo vertical

Una vez superada esta pared, tumba casi por completo, y enseguida nos encontramos el enlace con la ferrata vecina, para pocos metros después, toparnos con el segundo puente, en este caso, un tibetano.

Saliendo del tramo vertical


Enlace con el final de la vía de Castillo de Salvatierra

Puente nepalí

Este puente tendrá unos 7-8 metros, y al igual que el anterior, está bien tensado. En esta ocasión a María no le dio ningún ataquito y lo pasó sin ningún tipo de problemas.

Este puente es más fácil...!!!!

Ahora volveremos a subir, y es aquí donde encontraremos el paso más técnico de la vía. Se trata de un paso algo desplomado y que asciende en diagonal hacia la derecha, que sin ser un paso complicado, para un novato le puede costar un poco, pero que no es para nada complicado.


Justo después de superar el paso más técnico

Ya solo nos queda superar el último tramo vertical y hemos llegado al final de la vía.




Prueba superada!!!!


El regreso es muy sencillo, primero iremos a buscar las antenas, todo siguiendo el camino que discurre por la cresta.


Ya en las antenas, nos quitamos el material y seguimos por el camino de cemento de la izquierda hasta llegar a un sendero de tierra, pocos metros más abajo.



Seguiremos bajando hasta dar con el cruce del PR, y que tomaremos a la izquierda.



Ahora tan solo hemos de ir siguiendo las marcas del PR, que nos dejarán en el cruce donde nos desviamos para ir a buscar la vía ferrata. Desde aquí, podemos observar el castillo de "La Atalaya".


Castillo de "La Atalaya"

Seguimos descendiendo por el PR hasta llegar al mirador, donde habíamos dejado el coche.

Ha sido una tarde muy divertida, pasada en la mejor compañía, donde María ha podido probar una ferrata algo más exigente y larga que la primera que hizo, y donde me ha demostrado que puede hacer vías algo más duras y difíciles que esta.

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Vía ferrata Sierra de la Villa

Saludos!!!

lunes, 24 de febrero de 2014

Vía ferrata Teresina

Hola!!!

Por fin, después de mucho tiempo intentándolo, fui a hacer la vía ferrata de la Teresina y retorno por la Canal del Mejillón, y la verdad es que no me decepcionó.

A eso de las 9:15 llegábamos las Grullas que habíamos quedado para hacerla, en concreto Oscar, Gabi y yo, al aparcamiento de la ermita de Santa Cecilia.

Ermita de Santa Cecilia


Listos para la aventura!!!

Después de prepararnos, cruzamos la carretera y nos encaminamos por el GR-172, siempre de subida, hasta llegar a una torre de alta tensión, en cuya basa veremos escrito Teresina, y en la que abandonaremos ya el GR para girar a la izquierda y empezar a subir, ya por senda un poco más empinada.


Una vez dejamos el camino ya nos metemos en la canal, donde empieza una trepara por varias cadenas.




Impresionantes vistas

Ahora continuamos trepando hasta llegar a un pasamanos de acero a nuestra izquierda, para más adelante encontrarnos más cadenas.

Zona del pasamanos de acero



A eso de las 10 ya estábamos en el inicio de la vía, que coincide con el final del Canal del Mejillón.

Empezamos con un par de clavijas que nos permiten legar al cable de vida, para empezar una primera trepada.


Seguimos avanzando por la roca hasta llegar un pequeño tramo en el que llegaremos a un camino que nos aproxima hasta el tramo del puente natural.



Tela lo que hemos subido ya... Ahí abajo está la furgo!!!

Aquí Las Grullas listas para la aventura!!!

Aquí pasaremos por la pasarela de roca, no apta para los que tengan vértigo, y seguiremos por unas grapas que flaquean por la derecha.

Impresionante puente natural de roca



Una vez pasado, avanzamos un poco para volver a desanclarnos y continuar por senda hasta la siguiente pared.

Poco después nos encontramos con una cuerda para ayudarnos, para después proseguir por la trepada.


Cada vez subimos más


Un poco más adelante nos encontramos un árbol, que una vez superado da paso a varias grapas, que enseguida nos dejan en una pequeña cima, donde nos tocará caminar otra vez.



Me vas a tener que pagar por estas fotos Gabi...

Impresionante!!!

En el siguiente tramo empezamos a subir por grapas, para enseguida empezar un flaqueo a la izquierda muy bonito, con unas vistas espectaculares.




Luego avanzamos ya encajonados en una canal hasta llegar el ascenso final hasta la aguja de Santa Cecilia, primero por una trepada, por donde iremos con mucho cuidado, ya que aquí el cable de vida está muy deteriorado, para luego llegar a un tramo de grapas, ya mucho más vertical.



La verticalidad va en aumento


Una vez acaban las grapas, seguimos por una pequeña trepada hasta la misma cima de Santa Cecilia.


Cima de Santa Cecilia

Ya avistamos el mirador de Sant Jeroni

Ya en Santa Cecila nos tocó esperar, ya que en la parte del destrepe había un grupo montando un rappel, y en la propia cima, otro grupo, montando otro rappel, que luego nos dejaron usar, por lo que no nos hizo falta sacar la cuerda. En este punto Gabi decidió bajar destrepando, pero Oscar y yo rapelamos.

Grupo montando un rappel en el destrepe



Una vez abajo, fuimos siguiendo la senda, en gran parte asegurada por un cable de vida.


Aquí encontramos el escape



Enseguida volveremos a avanzar por la roca, tanto en travesía como en pequeños ascensos, en parte trepando por roca directamente y en parte por pequeñas grapas.


Sin palabras...


Luego volvemos a ascender por senda muy vertical y delicada, debido a la gran humedad, donde hay que andar con cuidado, ya que en este tramos no vamos anclados, salvo en alguna pequeña trepada, que si que está protegida por cable.



Que oxidados que estamos... Aquí ya estábamos sacando el hígado...

Al poco rato ya nos encajonamos en la canal de Sant Jeroni donde continua la fuerte subida.

Esperamos a que el grupo que nos precede avance un poco y aprovechamos para descansar un rato antes del ataque final a la chimenea.


Para alcanzar a anclarnos al calbe primero tiraremos de cadena, y en oposición con la pared, nos anclaremos cómodamente.


Una vez superada la primera parte, avanzamos en travesía ayudados por una cadena, hasta la chimenea propiamente dicha.


Es ahora donde empieza la parte más técnica, ya que siempre intentando estar en oposición, nos ayudaremos de la roca y las pequeñas grapas para ir progresando.


Al poco llegamos a las grapas más grandes, donde ya se hace más cómodo avanzar.


Al superarlas, ya casi hemos llegado al mirador de Sant Jeroni.


Oscar llegando al mirador

Por fin en el mirador de Sant Jeroni (1236 m), aprovechamos para hacernos unas cuantas fotos y disfrutar de las vistas.

Por fin en la cima!!!

Rosa de los vientos con todo lo que podemos avistar

Al fondo a la izquierda el Matagalls, con la Mola un poco más la derecha


Ahora nos toca ir a buscar el acceso a la Canal del Mejillón, que encontramos enseguida, pocos metros más abajo de las escaleras, en el primer desvío a la izquierda una vez acaba el primer tramo de barandilla.


Antes de empezar el descenso, paramos a almorzar algo, que nos lo hemos ganado.


El primer tramo del descenso lo realizamos por un destrepe muy resbaladizo protegido por cuerdas, que nos hacen mucho más cómodo el descenso.



Una vez se acaba la zona resbaladiza, se nos cruzan unas cabras que nos irán siguiendo y tirando piedras durante todo el descenso.

Las "graciosas" cabras que nos tiraban piedras

Ahora empezaremos la zona de destrepes, ayudándonos de las cadenas que se usan para el ascenso de la canal.




Enseguida nos encontraremos con algunos destrepes más complicados en los que decidimos descender en rappel.




Al rato llegaremos al final del Canal del Mejillón y principio de la Teresina.




Ya sólo nos queda desandar el camino de acceso, destrepando por las cadenas, hasta llegar a la senda de acceso, y de aquí de nuevo hasta la ermita de Santa Cecilia.


Ha sido una ferrata muy divertida, realizada en gran compañía, que junto con el descenso, en poco más de 5 horas, nos ha permitido relizar una de las ferratas más míticas y bonitas de Catalunya, tanto por la dificultad como por las vistas que nos ofrece.

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Vía ferrata Teresina

Saludos!!!