lunes, 2 de enero de 2017

Ascensión al Montrurull


El Monturull, también conocido como Torreta del Soldat, se eleva hasta los 2.760 metros de altura formando junto al vecino Perafita un precioso circo que rodea de los Estanys de La Pera en la comarca de La Cerdanya, siendo todo su cordal entre estas dos cimas frontera natural con Andorra.

Hoy sí, tras no poder realizar la ruta con Jose a causa de sus heridas, era el momento de realizar la ascensión al Monturull desde la pistas de esquí nórdico de Arànser.

Al tratarse de una ruta bastante larga tocaba madrugar, y nada más acabar coger el coche e irse en dirección Arànser.

Poco después de las 7:30 llegaba a las pistas, y entre que me preparaba y observaba el paisaje empezaba a caminar sobre las 7:40.


Primero nos encaminamos hacia el circuito de raquetas por el que ya había transitado cuando subí al Mirador del Plà de Llet, aun con la oscuridad del alba, pero sin llegar a necesitar el frontal.

Estos primeros metros llannos nos ayudarán a entrar en calor

Es tan sencillo como ir siguiendo las marcas rojas, bien visibles durante todo el trayecto.

A la que entramos en el bosque la pendiente se acentúa

Iremos ascendiendo entre un denso pinar, siempre pisando nieve, todo y que en este punto no eran necesarias las raquetas al estar la nieve muy pisada y compactada.


En algún tramo toca agacharse un poco

Mientras vamos haciendo metros iremos cruzando diversos puentes que nos sirven para poder salvar los diferentes torrentes con los que nos iremos encontrando.

Estos puentes nevados le dan un toque muy invernal

Aunque algunos no sean tan bonitos

Al rato nos encontraremos con un claro, y enseguida con un barranco a nuestra izquierda, la Riguera del Camp de l'Orri.


Riguera del Camp de l'Orri

Una vez superada enseguida veremos una paleta a nuestra derecha, indicador de que tenemos que abandonar el circuito.


Nada más avanzar unos metros desde la paleta tocará ponerse las raquetas, ya que aquí la nieve tiene mayor espesor y apenas hay alguna huella por la que avanzar.

A la derecha ya vemos el Turó Punçó, el primer objetivo del día

Ahora iremos avanzando hasta dar con una pista, en la que deberemos girar a la derecha para seguirla.

En este entorno, hasta una pista es bonita

Avanzando, siempre entre pinos, llegaremos al Coll de Dalt, alcanzando ya la cota de los 2.100 metros.


Al fondo vemos el Pic de la Colilla y el Tossal Bovinar

En este punto toca girar a la izquierda para ir a buscar la pista que sube justo delante nuestro, aunque a causa de la nieve a duras penas se puede intuir en estos primeros metros.

El Turó Punçó se va acercando poco a poco

Deberemos seguir por la pista hasta dar con un giro a la izquierda, lugar donde la abandonaremos para internarnos en el bosque.


Ahora empieza la zona más caótica de la ruta, ya que nos tocará ir subiendo buscando los pasos entre la vegetación menos frondosa mientras intentamos seguir dirección NO.

Que divertido a la par que exigente es caminar con las raquetas entre los pinos

Al rato daremos con un pequeño claro desde el que podremos vislumbrar ya nuestra primera cima del día, el Turó Punçó.


De nuevo volveremos a meternos entre pinos, pero en esta ocasión mucho menos frondosos, y conforme vayamos ganando altura, irán desapareciendo de forma gradual.

El espesor de la nieve va en aumento


Aquí decido parar un momento para descansar y contemplar las impresionantes vistas que tengo justo detrás.


Serra del Cadí

Una vez desaparecen por completo nos tocará ir siempre en busca del punto más alto que veamos en el horizonte, cosa que nos llevará directos al cordal.


Ahora si que ya vislumbramos la primera cima del día

Tras un rato de ascenso continuado, por fin llego a la primera cima del día, el Turó Punçó y sus 2.494 metros de altura.

A la derecha observamos la zona de La Carabassa

La omnipresete Serra del Cadí

Al fondo tenemos las montañas de la zona de Sort

Las vistas desde aquí de todo el cordal que deberé seguir a partir de ahora son impresionantes, por lo que decido realizar una parada para comer algo y disfrutar del paisaje.

A la izquierda el Monturull, con todo el cordal que deberemos recorrer

No tardo mucho en volver a ponerme en danza, ahora descendiendo por la ladera Norte por una fuerte pendiente.


Enseguida llego al amplio y llano cordal que me tocará seguir.

La tranquilidad empieza a invadir todo el recorrido

El Puigmal nos observa desde la lejanía

Al poco rato de avanzar por una nieve bien asentada, tan solo marcada por un par de esquís de montaña, llego al Coll de la Barra, a 2.472 metros, justo antes de la siguiente subida.


Poco a poco dejamos atrás el Turó Punçó

Tras una breve pero intensa subida llego a lo que parece ser una pequeña cima sin nombre situada a 2.500 metros.

El Monturull se erige imponente delante de nosotros

Tras un corto descenso me toca volver a subir, ahora ascendiendo por la cresta pegado al acantilado de mi derecha mientras voy contemplando las impresionantes vistas que tengo a ambos lados del cordal.

La caída hacia los Estanys de la Pera es impresionante

Al poco de encarar el cordal es cuando la cosa se pone más vertical, por lo que decido volver a ponerme las alzas de las raquetas para ayudarme en la subida.

La segunda cima del día, el Pic del Coll de la Barra, ya está al alcance

Una vez superada esta dura pendiente por fin llego a la que será la segunda cima del día, el Pic del Coll de la Barra, de 2.633 metros de altura.

Las formas suaves y redondeadas de la nieve dominan el paisaje

Como en toda la travesía, las vistas son impresionantes, por lo que al igual que en la anterior cima, decido pararme a descansar un rato mientras como un poco y recupero fuerzas.

Pic del Sirvent, Pic de la Colilla y Tossal Bovinar


Ahora toca seguir, descendiendo unos metros para volver a ir ganando altura, pero en esta ocasión de forma mucho más suave y llevadera por un impresionante mar blanco virgen, por el que el silencio de la soledad solo era perturbado por el sonido de las raquetas hundiéndose en la nieve.

Merece la pena girarse para ver el camino andado, siempre vigilados por la Serra del Cadí

Es impsible no pararse a contemplar las huellas del camino andado

Al rato la pendiente vuelve a ponerse favorable hasta llegar al Coll de Monturull, situado a 2.634 metros, mientras la impresionante cima del Monturull se va mostrando más cercana.

Ahora sí que el Monturull está cerca

Rodeados por un mar blanco inmaculado

Solo mancillado por nuestras pisadas

Mientras emprendemos la subida final ya podemos observar el Perafita, así como el cordal que lo une con el Monturull y el impresionante circo que se erige por encima de los Estanys de la Pera, completamente helados.

Un último esfuerzo

La silueta del Perafita es preciosa

Al poco rato de empezar a subir la inclinación de la pendiente se torna mucho más dura y complicada, y si le sumamos que la nieve está mucho más suelta, hacía que me fuera muy difícil avanzar con las raquetas, por lo que tomé la decisión de ponerme los crampones, coger el piolet y así poder subir con mayor tranquilidad.

Al poco rato me tocó sortear una zona de nieve extremadamente dura, por lo que fue acertado el ponerme los crampones.


Tras superar la zona de nieve dura enseguida llegamos a la amplia y plana cima del Monturull, por lo que ya solo nos quedará avanzar por una profunda nieve en la que me hundía hasta la rodilla y por la que era bastante arduo avanzar.

Últimos metros para llegar a la cima

Ahora sí, tras algo menos de 4 horas y unos 8,7 Km por fin llego a la cima del Monturull y sus 2.760 metros de altura.


Al tratarse de una cima tan plana y amplia, tal vez las vistas no sean tan espectaculares como en otras, pero el hecho de estar en completa soledad, rodeado de nieve inmaculada y de un Pirineo completamente nevado, con el único sonido del viento, la transformaron en una cima muy especial.

Las montañas de Andorra completamente nevadas

Tossal Bovinar, detrás La Carabassa, y más al fondo el Macizo del Puigmal


Serra del Cadí

Una vez disfrutada la cima tocaba deshacer mis pasos para ir en busca del Coll de Monturull, donde volveré a calzarme las raquetas.

Todo el cordal que hemos recorrido hasta el Pic del Coll de la Barra


Aprovechando que la nieve estaba en muy buen estado y no presentaba indicios de aludes, nada más llegar al collado decidí flanquear el Pic del Coll de la Barra, dejando la cima de este a mi izquierda mientras iba descendiendo suavemente, siempre con la ladera por la que había subido su cima como referencia.

Seguimos caminando en dirección al Turó Punçó por nieve inmaculada

Conforme nos vamos acercando enseguida se pueden ver las huellas, a las que nos encaminamos para empezar a desandar nuestros pasos mientras llegamos al Coll de la Barra.

Mirador del Plà de Llet

Y de nuevo nos tocará realizar un flanqueo, en esta ocasión al Turó Punçó, por su vertiente Oeste, dejando la cima de este justo a nuestra derecha.

Tras realizar el flanqueo enseguida aparecen las trazas que dejé en la subida, por lo que ya solo queda ir siguiéndolas.

Ya metidos en el bosque decido quitarme las raquetas, ya que por aquí no hay suficiente profundidad de nieve y voy mucho más cómodo sin ellas.

Enseguida llegamos a la pista que nos dejará en el Coll de Dalt, lugar donde giraremos casi 180º para coger una pista forestal.

Ahora ya solo queda disfrutar del paseo y el entorno

En un punto encontraremos un desvío, pero nosotros deberemos continuar recto por lo que resulta ser una pista balizada de las pistas de esquí nórdico de Arànser.


El trayecto por esta pista es muy bonito, ya que en todo momento estaremos rodeados por un frondoso bosque.

Ha de ser una gozada esquiar por aquí

Al rato de ir descendiendo llegaremos al Refugi de Prat Miró, que por lo menos por fuera parece estar en muy buen estado de conservación.

Refugi de Prat Miró

Ya solo nos quedará ir siguiendo la pista que nos dejará de nuevo en el aparcamiento de las pistas de esquí y lugar desde el que hacia unas horas habíamos salido, dado por finalizada la ruta.


Tal vez no haya sido una ruta tan espectacular en cuanto a vistas o paisajes como otras, pero al tratarse de mi primera ruta invernal realmente larga y dura, el haberla realizado completamente solo de principio a fin y que en su mayor parte haya transcurrido por nieve virgen, hacen que para mi tenga un sabor muy especial.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad técnica: Fácil
  • Dificultad física: Media
  • Distancia: 17,46 Km
  • Punto más alto: 2.760 m
  • Punto más bajo: 1.880 m
  • Desnivel positivo: 1.015 m
  • Desnivel negativo: 1.015 m
  • Desnivel acumulado: 2.030 m
  • Cimas ascendidas: 3
  • Tiempo empleado: 6 horas 16 minutos
  • Tiempo en movimiento: 5 horas 45 minutos
  • Velocidad media: 2,79 Km/h
  • Ritmo: 21:32 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Arànser - Monturull

Saludos!!!

8 comentarios:

  1. Buena salida David, estas en forma! seguramente ahora hay mucha menos nieve, escogiste buena opción en el momento adecuado, la zona vale mucho la pena. Esperemos que vuelva a nevar para poder seguir disfrutando del frio. Feliz año y mucha salud i montaña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carles,

      Tuve mucha suerte pudiendo disfrutar de la ruta con la cantidad de nieve justa.
      Ahora a ver si vuelve a caer una buena nevada y podemos disfrutar de toda la zona bien blanca ahora y esperemos que bien verde de cara a primavera.

      Feliz y fructífero 2017.
      Salud y montaña!!!

      Eliminar
  2. ¡Hola David! Como te comenté en Montanejos, tienes suerte de tener tan cerca el Pirineo que te permite hacer rutas tan interesantes como ésta. Así cualquiera.
    Aquí la nieve la vemos poco o nada. pues nada, a seguir disfrutando de la montaña durante el 2017 y a ver si alguna de esas rutas es conmigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Emilio!

      Tal y como dices, tengo mucha suerte de tener Pirineos tan cerca, pero tu tampoco te puedes quejar, que tienes la impresionante Serra d'Espadà y Penyagolosa al ladito de casa, que ya me gustaría a mi también tenerlo tan cerca.
      Ya puedes dar por hecho que este 2017 haremos más de una ruta juntos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola David
    Sigues pisando nieve y nosotros desde aquí con los dientes cada vez mas largos jajaja. Todo llegará, espero!! jajaja.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose,

      Por suerte he seguido pudiendo pisar nieve, a ver si hay suerte y la cosa sigue durante todo el invierno.
      Tranquilo, que seguro que en nada os empieza a nevar por allí.

      Feliz y montañero 2017
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola David.

    Vaya ritmo guapo que has cogido con las invernales jejeje. 17 kilómetros y pisando nieve desde el principio ya supone un buen esfuerzo. Qué bonito luce, y más en días tan despejados como el que tuviste, siempre el Pirineo nevado, ya sea la zona que sea. Una gran ruta, pero lo mejor de todo, más allá de las tres cimas ascendidas, haber sido el único actor en ese impoluto escenario blanco.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Ahora que hay nieve hay que aprovechar, y más si como dices tienes varios días de anticiclón que te permiten tener días despejados.
      El poder realizar una ruta de estas en completa soledad es lo mejor de todo, te permite reflexionar y disfrutar al máximo del entorno.
      Ahora a esperar que siga nevando y podamos disfrutar todos del blanco elemento.

      Un abrazo!!!

      Eliminar