martes, 9 de enero de 2018

Circular por Collserola


La Serra de Collserola es un área montañosa situada en la Serralada Litoral en la provincia de Barcelona, cerca de la ciudad del mismo nombre. Su gran extensión y el estar situado en en su parte en el término municipal de Barcelona, la convierten en uno de los parques metropolitanos más grandes del mundo.

Aprovechando el horario de festivos entre semana me decanté por una ruta cerca de casa, así que me animé a realizar una circular por la Serra de Collserola.

Para iniciar la ruta me dirigí a Sant Cugat, en concreto a la rotonda de la Plaça Rotari Internacional, donde dejaré el coche.

Aquí, con las primeras luces del día, toca coger el Camí de Can Borrel, que va paralelo por una pista a la Riera de Sant Medir.

La luna aun nos acompaña

Por la pista vamos llaneando hasta pasar al lado del Pi d'en Xandrí, un descomunal pino de más de más de 230 años, pero no será ahora cuando me pare a contemplarlo, ya que aun es muy oscuro, así que lo dejaré para el final de la ruta.

Montserrat se nos apareces con los primeros rayos de sol

Unos metros más adelante dejaremos la pista principal realizando un giro a la izquierda que nos deja en una fuerte subida que nos lleva a un sendero que se interna en el bosque.


Siguiendo el sendero de nuevo damos con una pista, donde toca realizar un giro a la derecha para ir siguiéndola.


La pista transcurre entre altos pinos mientras vamos ganando metros de forma suave pero continua mientras nos acercamos a la primera cima del día, el Turó de Torreferrera.

En la cima del Turó de Torreferrera, de 201 metros de altura, encontramos una construcción que afea muchísimo el entorno.

Turó de Torreferrera (201 m)


Aquí realizo una parada para ir quitándome capas, ya que aunque a primera hora hacía fresco, poco a poco el atípico calor de estos días empieza a mostrarse.

Ahora el camino continua por un sendero bastante vertical que desciende hasta dar de nuevo con la pista del Camí de Can Borrel, justo en el Coll de Torreferrera.

Por aquí es más divertido avanzar


Una vez nos cruzamos con la pista principal tocará cruzarla para ir avanzando por un bonito y húmedo sendero que se interna en el bosque, donde empiezan a tomar protagonismo las encinas.


El andar por este sendero es una gozada, ya que se trata de un sendero muy fácil de seguir que avanza entre una bonita vegetación mientras nos hace ganar metros muy suavemente.

Estos senderos están muy bien mantenidos

Al rato daremos con una pista, lugar donde podremos observar por primera vez con nitidez la cima del Tibidabo.


Ya podemos observar el Tibidabo

Haciendo un poco de zoom a su cima

Por esta pista avanza el GR-6, sendero que nos tocará ir siguiendo por un sendero muy bonito a la par que transitado, pero por donde por suerte está regulado el paso de bicicletas, por lo que avanzar es mucho más relajado.


El sendero va subiendo hasta llevarnos al collado del Pas del Rei, donde se cruza conlos senderos GR-92 y PR-C 35, por los que nos tocará avanzar ahora.

Pas del Rei

Antes de continuar la circular decido realizar un giro a la izquierda para ir en busca de la segunda cima del día.


Avanzando por el sendero se nos muestra una torre de vigilancia contra incendios situada en la misma cima del Turó de Valldaura.

Torre de vigilancia del Turó de Valldaura

Al llegar a su cima, de 437 metros, se puede entender el porqué de la ubicación de esta torre, ya que nos permite contemplar toda la zona del Vallés Occidental, desde Montserrat hasta la Sant Llorenç del Munt, así como todo la zona metropolitana de Barcelona con las montañas que la rodean.

Barcelona se nos muestra tímida


Montserrat impresiona por donde se mire

La Mola

Tras un buen rato disfrutando de las vistas toca desandar los pasos hasta el Pas del Rei para continuar siguiendo el GR-92.

El sendero nos va llevando sin prisa hasta una de las cimas clave del día, el Turó de Magarola, incluido en la lista de los 100 Cims.

Turó de Magarola (430 m)

Al llegar a él y sus 430 metros de altura nos encontramos con un mirador sobre la ciudad de Barcelona simplemente espectacular, razón por la que han construido una balconada de madera desde donde poderse uno sentar a disfrutar de las vistas.

Bonita panorámica del área metropolitana de Barcelona

Aquí es necesario parar unos minutos y disfrutar de la magia de una ciudad como Barcelona, que te permite en pocos minutos de disfrutar de sus playas, enamorarse de su impresionante arquitectura y de sus gentes, y pasear por sus bonitos senderos de montaña.

Barcelona con algo más de detalle


Ya vislumbramos cerca la cima del Tibidabo

Montserrat

De nuevo La Mola y la zona del Vallés Occidental

Tras los minutos de relax toca seguir por el sendero que nos dejará de nuevo en una pista.


Avanzando por la pista me sorprende un enorme Tió, un gran tronco con cara humana y una barretina que los niños encuentran en los bosques antes de navidad y que se llevan a sus casas y al que hay que ir alimentando durante los días previos mientras este va engordando y creciendo. Ya en el día de navidad los niños se reúnen a su alrededor, y tapando su parte trasera con una manta estos le van dando bastonazos mientras le cantan para que "cague" los regalos, y es entonces cuando los niños levantan la manta y sorprendidos encuentran los regalos que les ha "cagado" el Tió.

Tió del Tibidabo

Tras ver el gran Tió avanzamos por la pista compruebo un cartel que me acerca hasta otra cima, y como veo que está cerca decido acercarme.


Se trata del Turó de Sant Cebrià, de 437 metros, cuya cima está rodeada de una espesa arboleda, por lo que no es posible disfrutar de grandes vistas.

Turó de Sant Cebrià (437 m)

Desandando los pasos y recuperando el andar por la pista de nuevo llego a un desvío donde puedo llegar a otra cima, por lo que decido ir a por ella.


La cima del Turó de Santa María está situada a 450 metros de altura, pero resulta no ser mas que una pequeña colina entre árboles.

Turó de Santa Maria (450 m)

Pero esta excursión ignorando el track principal me sirve para poder encontrar una trialera que baja y va a parar a la pista principal por la que avanzaba este, mucho más divertida que caminar por la pista.


El sendero nos regala postales como esta

De nuevo en la pista llegamos al Coll de l'Erola, lugar donde encontramos una zona de aparcamiento y lugar donde empiezan muchas rutas los vecinos de Barcelona.

Coll de l'Erola

Este pilón nos muestra varias rutas

Ahora el sendero, que comparten muchas rutas homologadas, avanza paralelo a la carretera, para tener que cruzarla en un momento dado.

Nadie diría que a escasos 5 metros pasa la carretera

Nos tocará a continuación avanzar por la carretera, por una zona habilitada a tal efecto hasta tener que volver a cruzarla, todo siguiendo el GR-92.



El sendero va avanzando ahora por una de las laderas del Tibidabo mientras se cruza con el desvío de la Font de la Salamandra.



En el desvío decido ir a ver la fuente, pero me llevo una gran desilusión al ver que la sequía de estos meses ha dejado la fuente completamente seca.

Font de la Salamandra

Continua avanzando hasta llegar al Coll de la Vinyassa, lugar donde concurren varios senderos.


Coll de la Vinyassa

Ahora tocará seguir en ascenso por un sendero bastante descompuesto que nos dejará en una zona ya urbanizada, preámbulo de la cima del Tibidabo.


Avanzamos por las calles, ya con la imagen del impresionante templo que encontramos en su cima.

Torre de les Aigües de Dos Rius

Ahora sí, ya estamos en la cima del Tibidabo, puno más alto de la Serra de Collserola con sus 516 metros de altura y un excelente mirador sobre la ciudad de Barcelona.

Torre de Collserola

Barcelona

En la cima encontramos el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón, construido entre 1902 y 1961 por Enric Sagnier i Villavecchia, además del famoso parque de atracciones.


Templo Expiatorio del Sagrado Corazón

Otro de sus atractivos es un impresionante mirador desde el que poder contemplar toda Barcelona.



Una vez hechas las fotos de rigor, esta vez algo diferentes a las habituales, toca volver a ponerse en marcha.

Iremos descendiendo por el camino que va cruzando la carretera que lleva hasta la cima y nos deja en el aparcamiento del parque.

Ya en este cogeremos el Camí de Sant Cugat, que nos deja de nuevo en el Coll de la Vinyassa.

Aquí cogeremos el sendero que baja en dirección Norte y que nos deja en una carretera por la que tendremos que avanzar unos metros hasta dar con la masía de Can Ribes.


Can Ribes

No me canso de fotografiar Montserrat

Continuamos avanzando, para tras cruzar el Viaducto de Can Ribes toparnos con el antiguo Casino de l'Arrabassada.

Aquí observo que hay un senderillo que lleva hasta la misma cima de la colina donde se situaba, así que decido ir hasta allí para poder observar mejor lo que queda del casino.


Casino de l'Arrabassada

Una vez observado las ruinas cojo un sendero que me vuelve a llevar a la pista por la que estaba avanzando anteriormente.


A partir de aquí empiezo a encontrarme muchos ciclistas de montaña que van por los innumerables senderos, pero conforme voy avanzando por ellos, estos se van transformando en auténticas trialeras por los que los ciclistas no tienen más remedio que bajarse de sus bicicletas y avanzar andando, por lo que me iré cruzando con un grupo de estos en varias ocasiones.



Tras varios kilómetros de trialeras por fin llego a una pista, donde de nuevo en lugar de seguir el track me desvío para ir a ver un par de cosas interesantes que ahora os explicaré.


Enseguida, y tras cruzar la Riera de Sant Medir, llego a la ermita de Sant Adjutori, una bonita ermita circular románica del Siglo X.

Ermita de Sant Adjutori


Unos metros más adelante también podemos encontrar un horno Ibérico del Siglo II a.C destinado a la cocción de tejas y artesanía, conserva su cámara de cocción y de fuego, este se situaba en la antigua vía romana que unía Barcino con Sant Cugat.

Forn Ibéric

Que triste que tengan que ponerlo tras una verja para protegerlo...

Tras la lección de historia toca volver de nuevo a la pista que nos lleva directamente a la masía de Can Borrel.

Can Borrel

Desde aquí solo queda ir avanzando por el Camí de Can Borrel en dirección a Sant Cugat, para ahora sí, deleitarnos con el impresionante Pi d'en Xandri y su descomunal tamaño.

Pi d'en Xandri

Tras las fotos solo queda desandar los últimos pasos hasta el coche y dar la ruta por finalizada.

Es impresionante que haya rutas tan bonitas tan cerca de una ciudad tan grande y cosmopolita como Barcelona, rutas que además es posible realizar saliendo andando desde la misma ciudad. Esta ha sido mi primera ruta por Collserola, pero seguro que no será la última.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad técnica: Fácil
  • Dificultad física: Média
  • Distancia: 19,42 Km
  • Punto más alto: 516 m
  • Punto más bajo: 104 m
  • Desnivel positivo: 595 m
  • Desnivel negativo: 595 m
  • Desnivel acumulado: 1.190 m
  • Cimas ascendidas: 6
  • Tiempo empleado: 4 horas 2 minutos
  • Tiempo en movimiento: 3 horas 16 minutos
  • Velocidad media: 4,69 Km/h
  • Ritmo: 12:48 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Sant Cugat - Turó de Magarola - Tibidabo

Saludos!!!

2 comentarios:

  1. Hola David.

    Menudo pulmón tiene Barcelona con esta Serra de Collserola.
    Vale que las cimas están bastante humanizadas, cosa normal teniendo una gran urbe al lado, pero aún así parece que estas montañas conservan aún sendas y parajes ajenos a esa humanización.
    Un par de rutas como esta y te patearás Collserola entera jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Es una gozada que una urbe del calibre de Barcelona pueda tener tal pulmón.
      Me ha sorprendido lo bien cuidadas que están las sendas del Parc de Collserola, no me lo esperaba.
      Necesitaré algo más que un par de rutas, que he estado mirando mapas y telita la de rutas que pueden salir por la zona... jejeje

      Un abrazo!!!

      Eliminar