lunes, 16 de abril de 2018

Turó de l'Escletxa y Puigsoler


El Turó de l'Escletxa i el Puig soler, son dos preciosas atalayas situadas dentro del Parc Natural de Sant Llorenç del Munt que nos ofrecen unas preciosas vistas de Montserrat y el propio parque.

Ya hacía tiempo que me faltaban un par de cimas para completar los 100 Cims que hay en el Parc de Sant Llorenç del Munt i l'Obac, por lo que aprovechando mis días libres entre semana rebusqué una ruta y encontré una de Gerard Centsims que me permitía realizar los dos.

Así que decidido me fui hasta Rellinars, donde aun con la mirada de la luna aparcaría el coche, y tras abrigarme un poco, me pondría en marcha.

La luna menguante nos observa en la distancia


Para empezar iremos siguiendo las marcas del GR-5 y que en ascenso nos van llevando a la parte alta de la población, hasta dar con un seguido de pistas.


Nada más salir del pueblo, continuaremos por una ancha pista que nos va llevando entre la clásica mezcla de encinas y pinos de Sant Llorenç, mientras una bonita Serra de Montserrat nos observa en la distancia.


Sant Jeroni


En algún punto podremos atajar y evitar realizar un sube-baja por bonitos y estrechos senderos que nos hacen mucho más ameno el recorrido.

Montserrat es la gran protagonista de la ruta

La pista nos deja enseguida en el Collet dels Capellans, donde abandonaremos esta para seguir por un sendero.

Desde el Collet dels Capellans el sol va calentando poco a poco

Aquí podemos decidir si rodear una pequeña cima o subirla de forma directa, y como supongo que adivinaréis, es lo que hice yo.

Este vertical pero sencillo sendero nos deja en la cima, de la que no he sido capaz de encontrar información, por lo que la bautizaré como Punta del Collet dels Capellans...

¿Punta del Collet dels Capellans?

Ahora toca descender hasta un collado en el que encontramos un cruce de caminos.

Aquí nos tocará seguir en dirección SE por una pista, en la que a los pocos metros nos encontraremos con unas ruinas de lo que parece un antiguo refugio de pastores.

Antiguo refugio de pastores

Pasamos de largo y sin prisa pero sin pausa llegamos hasta un nuevo cruce de caminos, justo en la base del Turó de l'Escletxa, desde la que se ve ya su cima.

¿Que se intuye un "sendero" directo?, pues allá voy!!!

Siguiendo mi "sentido común", en lugar de seguir el camino marcado, vi un sendero mucho más vertical que subía por el recto, por lo que ni corto ni perezoso me metí de lleno en faena.

Para variar, este sendero se cubría de vegetación enseguida y se perdía por momentos, por lo que me tocó subir un poco por intuición hasta dar con el vértice geodésico que marcaba los 447 metros de la cima del Turó de l'Escletxa.

Turó del'Escletxa (447 m)

Desde la cima, las vistas de Montserrat son impresionantes, así que aprovechando que no hace viento me dedico a hacer varias fotos del Monestir de Montserrat.

Carena por la que venía

Monestir de Montserrat

Tras las fotos, para bajar decido seguir el sendero oficial, por lo que llegar de nuevo hasta el cruce de caminos se hace mucho más sencillo.

De nuevo en el cruce, toca desandar mis pasos en dirección hacia las ruinas que pasé con anterioridad, donde aprovechando que había una roca ancha y plana, decidí hacer una parada para comer algo antes de continuar.

Después de comer algo toca volver al collado del cruce de caminos, donde dejaremos las pistas y nos encaminaremos por un sendero bastante descompuesto y vertical que nos hace perder metros muy rápidamente.


De golpe dejamos atrás el bosque por matorrales

Al llegar a un pequeño plano donde parece que gira a la izquierda un sendero, nosotros deberemos girar a la derecha, por otro que nos va llevando en dirección N, tras realizar un giro.


Al rato vamos a parar al Torrent de Cal Robert, por el que nos tocará ir descendiendo, a ratos por sendero, a ratos por su cauce, pero siempre intentando no meter el pie en el agua, que tras las últimas lluvias hay agua por todas partes.

El sendero se va encajonando en el Torrent de Cal Robert


En cierto punto deberemos cruzar hacia la izquierda para poder salir del torrente, que será cerca de un afluente que nos entrará por la izquierda.


Tras salir del Torrent de Cal Robert daremos con un camino mucho más ancho que nos seguirá llevando en descenso hacia el cauce de la Riera de Rellinars.

Después de un rato buscando el mejor paso, se agradece un camino así

Enseguida llegamos a una bonita cascada que rebosa de agua y en la que disfruto haciendo algunas fotos.

Las últimas lluvias han dejado los ríos y torrentes espectaculares


No me cansaba de hacer fotos


Después de disfrutar de las fotos viene uno de los momentos más críticos de la ruta, y es que resultço que la razón de que hubiera tanta agua es que la riera iba un poco crecida, y esta había cubierto por completo el paso del camino que la cruzaba con más de un metro de altura, por lo que me tendría que buscar la vida para pasar.

En lugar de hacer lo más lógico, que habría sido descalzarme, quitarme los pantalones y cruzar, decidí trepar por los saltos de agua, arriesgándome a un resbalón, cosa que por suerte solo pasó en una ocasión, y meter un poco el pié en el agua, pero menos mal que el Gore-Tex de las zapatillas hizo muy bien su trabajo.

Por ahí me tocó subir...

Tras remontar la cascada ya podía proseguir por el camino que iba paralelo a la riera y que me dejaría enseguida en la carretera.


Ya en la carretera, cruzaría esta para seguir por un camino cementado que discurría entre pinos, pero que enseguida se convirtió en una pista de tierra.

De nuevo vuelven a tomar protagonismo los pinos


Esta pista se trata del Camí de Cellers a la Pòpia, en el que encontraremos diversos abrigos de pastor muy bien conservados, y que me habrían ido muy bien en la ruta de hacía dos días.

Refugio de pastores

Montserrat se esconde entre los árboles

Otro refugio

En cierto punto vi en el mapa que saliendo del Camí de Cellers a la Pòpia y siguiendo otro sendero, podía atajar algo, por lo que en un punto de este lo dejé por la izquierda y continué por un sendero muy bien definido, pero mucho más vertical que seguir por la pista.


Estas ruinas aparecen diseminadas por toda la zona

Tras un rato de sendero, este me deja en otra pista donde realizaré un giro a la derecha, para ir de nuevo en busca del track original.

Ahora la pista sigue en ascenso entre pinos por un desnivel muy suave, intercambiando zonas de pista más anchas con zonas más estrechas, y donde siempre deberemos coger el desvío de la derecha cuando lleguemos a algún cruce.


Montserrat, siempre vigilante en la distancia

Después de encontrarnos con más ruinas y con un zona de sendero muy vertical y descompuesto, llegamos a la Carena de Comauba, por la que iremos avanzando.


Aquí el sendero se torna algo más descompuesto y vertical



Después de avanzar un rato, enseguida llegamos a un desvío en un claro, donde aparece un sendero que se pierde entre el bosque, será este el que deberemos coger.


Aunque no lo parezca, por el medio va un sendero

Este sendero nos va llevando poco a poco hacia las ruinas de la Masía de La Serra, una antigua masía que data del siglo XV.


La Serra, luego volveremos para hacer más fotos...

En este punto toca realizar un giro de casi 360 grados para subir por un sendero muy vertical, aéreo y descompuesto.

El sendero nos lleva por un ancho cordal hacia una pequeña cima, de nuevo sin nombre, de la que ya podemos divisar nuestro siguiente objetivo, el Puigsoler.

Serra del Cadí

Montserrat

Puigsoler

Ahora toca descender un poco hasta un pequeño collado en el que encontramos una torre de alta tensión, para atacar la ascensión final al Puigsoler.

En el tramo final de ascenso nos tocará realizar una breve y sencilla trepada que nos dejará en la amplia cima del PuigSoler y sus 524 metros de altura.


A trepar un poco

Puigsoler (524 m)

En la cima encontramos un pequeño belén, además de unas preciosas vistas de Montserrat y del Pirineo, toda una delicia de la que decido disfrutar un rato, todo y el molesto viento que sopla.

Curioso pesebre, al que le hace falta un cambio de puerta

Serra del Cadí

Mirando hacia la zona del Bages

Tras las fotos de rigor toca desandar mis pasos para llegar de nuevo hasta La Serra, donde aprovecharé para realizar una parada para comerme un plátano y hacer alguna que otra foto en la que seguir probando la nueva cámara.

Los almendros en flor dan color al paisaje

Haciendo alguna macro de las bonitas flores


Ya quedan pocos muros de esta antigua masía

También hay momentos de relax en la ruta

Una vez acabado el descanso toca seguir por un pista mientras voy dejando atrás la masía que me ha servido de cobijo durante unos minutos.


Esta pista se trata del Camí de Sant Jaume de Vallhonesta al Ginebral, y deberemos seguirlo durante un par de kilómetros.


Tras estos, tenemos que estar atentos a un hito que aparecerá a nuestra derecha, justo a la altura de una bonita encina, ya que será por allí por donde nos tocará continuar.

Este hito nos marca el nuevo sendero por el que transitar

Este sendero va siguiendo el cordal de la Serra del Ginebral, y siguiendo siempre en dirección S nos deleita con una panorámica preciosa de Montserrat.

El cordal lo iremos siguiendo hasta dar con la cima de La Pòpia, donde realizaré una parada para disfrutar de las vistas de La Mola, El Montcau y Montserrat.

La Mola

Montserrat

El Montcau

En este punto toca buscar un sendero que baja por nuestra izquierda de forma muy vertical para empezar a descender por el cordal.

Por esta senda toca bajar ahora

Este sendero, además de vertical, está muy descompuesto, por lo que hay que extremar las precauciones, pero eso sí, nos hace perder altura muy rápidamente.

El sendero va a morir a una pista por la que transcurre el sendero SL-C 57, y será este el que deberemos seguir, en sentido Mas de les Ferreres.


A partir de aquí iremos avanzando por una cómoda pista que nos hará cruzar en un par de ocasiones el Torrent de l'Esbarzer.


Torrent de l'Esbarzer

Continuando por esta pista llegaremos a una zona de picnic, aque además resulta ser una zona para practicar el trial, una de las modalidades del motor más extendidas y con mayor afición en Catalunya.

Zona de picnic y trial

Conforme nos acercamos de nuevo a Rellinars pasamos por una especie de masía, donde encontramos también una iglesia, la de Sant Felip de Neri, pero al no tener muy claro por donde acceder, decido pasar de largo.

Sant Felip de Neri

Un poco más adelante encontramos también la iglesia de Sant Pere i Sant Fermí, una iglesia neoclásica del siglo XIX.

Iglesia de Sant Pere i Sant Fermí


Unos metros más adelante nos encontramos con La Fábrica, una antigua fábrica textil que aun conserva la rueda de molino que se utilizaba para aprovechar la fuerza del agua para hacer funcionar los telares.

La Fábrica

La ruda de molino se encuentra en muy buen estado

Ahora tan solo queda ir siguiendo la calle hasta dar de nuevo con el coche y dar por finalizada la ruta.

Lo que me pensaba que iba a ser una ruta muy sencilla por la que iría casi todo el rato por pista, se ha convertido una una preciosa ruta, con toques aventureros y con unas vistas espectaculares, una buena forma de decir adiós por una temporada a mis rutas de entre semana.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad técnica: Media
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia: 18,36 Km
  • Punto más alto: 524 m
  • Punto más bajo: 240 m
  • Desnivel positivo: 710m
  • Desnivel negativo: 710 m
  • Desnivel acumulado: 1.420 m
  • Cimas ascendidas: 5
  • Tiempo empleado: 4 horas 44 minutos
  • Tiempo en movimiento: 3 horas 42 minutos
  • Velocidad media: 3,38 Km/h
  • Ritmo: 15:28 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Rellinars - Turó de l'Escletxa - Puigsoler

Saludos!!!

2 comentarios:

  1. Hola David.

    Tu lo has dicho al final, una ruta preciosa, tanto por el entorno como por las vistas, sensacionales hacia Montserrat y también hacia el Cadí y el Pirineo. Otra cosa que me ha gustado han sido esas construcción de piedra salpicando las laderas, me ha recordado mucho a la zona del Montí en Onda, donde suelo ir casi todos los días y también hay mogollón de casetas de este tipo, y en las que además han habilitado senderos para poder llegar a todas y cada una de ellas. Muy bonito también el toque acuático de ese barranco, que parecía unas Gradas de Soaso en miniatura jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Tal y como dices, esas construcciones de piedra son una pasada y están muy bien conservadas, ojalá en todas partes se intentara conservar esta preciosa parte de nuestra historia.
      Pues no me había fijado, pero si que parecen una mini Gradas de Soaso, pero muy muy mini... jajaja

      Un abrazo.

      Eliminar